Holter ECG


Se trata de una grabadora especial que permite el registro durante 24 horas o más del electro.

Es una prueba diagnóstica que permite averiguar si durante las actividades diarias se producen alteraciones del ECG relacionados con los eventos sucedidos en ese lapso de tiempo (dolor, mareo, palpitaciones) y de ese modo obtener información directa del mecanismo de dichos síntomas.

Inventado en 1954 por Norman Jefferis Holter, este aparato ha evolucionado desde aquella mochila de 40 kilos que el paciente debía llevar todo el día hasta el actual aparato diminuto que pasa totalmente desapercibido.

Tras su uso, se consigue un análisis de los datos obtenidos: información sobre la frecuencia cardiaca, las posibles alteraciones del ritmo, los cambios electrocardiográficos (transitorios o permanentes…).

El Holter es una de las pruebas diagnósticas más útiles y fiables para el control y seguimiento del ritmo cardiaco. Se colocan una serie de electrodos conectados a un aparato Holter y el paciente hace vida normal durante 24 horas o más. De tal manera, se consigue un electrocardiograma continuo para su estudio y valoración por el especialista.